El mundo feérico es un universo mágico en el que habitan unos seres elementales también llamados seres feéricos.

 Estos seres existen desde que existe el empleo de historias necesarias para dar a entender fácilmente explicación a tipos de difíciles situaciones, acontecimientos o hechos.

 Lo seres feéricos habitan en lugares extraordinarios y en tiempos indeterminados. Viven en la literatura, en el cine, en el teatro, en cuentos o en narraciones fantásticas. También en la imaginación pero, desafortunadamente o no, nunca en el mundo real.

 Esta categoría de seres fantásticos está formada por seis subcategorías:

Duendes, gnomos y enanos

 Los duendes son criaturas mitológicas fantásticas de forma humanoide pero del tamaño de un niño pequeño que están presentes en el folclore de muchas culturas. La etimología de su nombre proviene de la expresión «duen de casa» o «dueño de casa«, por el carácter de los duendes al «apoderarse» de los hogares y encantarlos,​ o bien del árabe «duar de la casa» («que habita, habitante»).

 Los gnomos son seres mitológicos elementales de la tierra en cuyas entrañas moran, trabajando en minas, custodiando tesoros subterráneos y cuidando de los metales y piedras preciosas. También se dice que les roban a las personas ambiciosas y con mucho dinero. Se les representa de pequeño tamaño.

 Los enanos nórdicos son seres de la mitología nórdica, asociados con las piedras, lo subterráneo, la muerte, la suerte, la magia y la tecnología y especialmente con la forja.

Elfos

Los elfos son criaturas de la mitología nórdica y germánica. Originalmente se trataba de una deidad menor de la fertilidad y representados como hombres y mujeres jóvenes, de gran belleza, que viven en bosques, cuevas o fuentes. Se los consideraba como seres de larga vida o inmortales y con poderes mágicos.

Hadas

Las hadas son unas criaturas fantásticas y sutiles que se representan generalmente en forma de mujeres hermosas y bellas con alas de mariposa. Son protectoras de la naturaleza.

Ninfas

 En la mitología griega, una ninfa es una deidad menor femenina típicamente asociada a un lugar natural concreto, como puede ser un manantial, un arroyo, un monte, un mar o una arboleda.

Se les aplicaba el título de olímpicas, y se decía que eran convocadas a las reuniones de los dioses en el Olimpo y que eran hijas de Zeus. Diferentes de los dioses, las ninfas suelen considerarse espíritus divinos que animan la naturaleza, se representan en obras de arte como hermosas doncellas desnudas o semidesnudas, que aman, cantan y bailan. 

Se creía que moraban en los árboles, en las cimas de montañas, en ríos, arroyos, cañadas y grutas. Según el lugar que habiten se las llama Nereidas​ Oréades y Náyades. Aunque nunca envejecen ni mueren por enfermedad, y pueden engendrar de los dioses hijos completamente inmortales, ellas mismas no son necesariamente inmortales, pudiendo morir de distintas formas.

Nornas

 Las Nornas son espíritus femeninos que forman parte de la mitología nórdica. Las nornas viven bajo las raíces del fresno Yggdrasil, el árbol del mundo en el centro del cosmos, donde tejen los tapices de los destinos y riegan el fresno con las aguas y la arcilla provenientes del pozo de Urd para que este no pierda su verdor ni se pudra. La vida de cada persona es un hilo en su telar, y la longitud de cada cuerda es la duración de la vida de dicha persona.

Incluso los dioses tienen sus propios tapices, aunque las nornas no se los dejan ver.

Sátiros

 Los sátiros son criaturas alegres y pícaras, aunque su carácter desenfadado y festivo puede volverse peligroso e incluso violento. Como criaturas dionisíacas, son amantes del vino, de las mujeres y disfrutan de los placeres físicos.

Estate al día de las novedades de la web entrando en el canal de telegram https://t.me/webikapon.