¿Qué te atrae de tu pareja?

A lo largo de los años, me he preguntado qué nos atrae más de algunas personas que de otras. En particular, ¿qué nos atrae de una posible pareja sexual?.

De hecho, la química entre las personas juega un papel muy importante en nuestras relaciones, pero también hay ciertas características de personalidad que nos atraen. 

Algunas personas se sienten atraídas por la apariencia física, otras por el estatus o la personalidad, ya sea por ser amigable, carismático, amable, reflexivo o incluso brillante.

Recientemente, me ha llamado la atención una nueva palabra que describe lo que a menudo me atrae del sexo opuesto. Esa palabra es «sapiosexualidad».

Como lo define Urban Dictionary, una persona sapiosexual es alguien que encuentra que la inteligencia y la mente humana son las características más atractivas sexualmente para una posible relación sexual.

Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que siempre me han atraído los hombres inteligentes, porque creo que el cerebro es el órgano sexual más grande.

Aunque la atracción no siempre está relacionada con la sexualidad, a menudo lo es. Como juego previo, la persona sapiosexual puede desear discusiones filosóficas, políticas, tecnológicas o psicológicas, aunque no entiendan nada sobre algunas de ellas, pero esto las enciende.

Debido a que los sapiosexuales están más excitados por la mente de una persona que por su cuerpo, es lógico pensar que incluso si alguien es físicamente atractivo, un sapiosexual no se sentirá realmente atraído hasta que llegue a conocer a esa persona. 

Y cuanto más conocen a esa persona, más atractiva se vuelve. Estoy de acuerdo en que el cerebro es el órgano más sexy del cuerpo y que la inteligencia es sexy.

Aquellos que son sapiosexuales se sienten estimulados o desafiados por la forma en que otra persona piensa. Básicamente están enamorados de la mente. 

Los sapiosexuales son más felices en una relación si su estimulación física a menudo se complementa también con estimulación intelectual. 

Esto no quiere decir que a los sapiosexuales no les gusta el sexo casual. Pero el sexo casual se parece más a la comida chatarra en lo que respecta a las indulgencias, y los sapiosexuales preferirían comer una comida saludable de conversación estimulante. 

Puntos a favor para aquellas relaciones que subsisten con un sexo fantástico seguido de conversaciones profundas.

Según Mark Banschick, MD, en su artículo, «¿Qué hace que algo sea sexy?» La personalidad de un individuo es muy importante para la sensualidad. Da como ejemplo a Sócrates, quien no tenía dinero, ni posición ni apariencia, pero lo que sí tenía era carisma y brillantez y eso lo hizo un imán para las mujeres.

Prueba de que la naturaleza de las relaciones no ha cambiado a lo largo de los años. Podemos asumir con seguridad que el sapiosexual, ya existía desde hace más de 2.500 años.

 Estate al día de las novedades de la web entrando en el canal de Telegram https://t.me/webikapon.

Fuente:

WebMed

Merriam-webster