Porque Las Mujeres Son Más Jadeantes Que Los Hombres?

Un estudio reciente señala que las mujeres tienen más falta de aire que los hombres durante el ejercicio debido a una mayor activación eléctrica de sus músculos respiratorios.

Es un conocimiento generalizado que a las mujeres les cuesta más respirar durante el ejercicio que a los hombres de una edad similar, incluso entre los que tienen enfermedades del corazón y de los pulmones.

Y ahora los investigadores afirman haber descubierto el motivo.

La investigación, que aparece en la edición del 8 de noviembre de la revista Experimental Physiology, es la primera en explicar por qué sucede esto.

El director Dennis Jensen, de la Universidad de McGill, en Canadá, dice: «Nuestro estudio mostró que únicamente las diferencias de sexo en la actividad relacionada con la disnea (dificultad para respirar)

Se explica por la mayor activación eléctrica de los músculos respiratorios, específicamente el diafragma, necesaria para lograr cualquier ventilación durante el ejercicio en mujeres jóvenes sanas en comparación con los hombres».

Los resultados indicaron que las mujeres necesitan una mayor activación eléctrica de los músculos respiratorios durante el ejercicio para compensar sus pulmones biológicamente más pequeños, las vías respiratorias y los músculos respiratorios», agrega este investigador.

El estudio se le realizó a 50 hombres y mujeres sanos que no fumaban que tenían entre 20 y 40 años de edad. Los participantes del estudio hicieron ejercicio en una bicicleta estacionaria mientras se monitorizaron sus corazones, pulmones y otras funciones corporales.

A intervalos regulares durante el ejercicio, los participantes calificaron sus niveles de falta de aliento.

Usando un catéter de electrodo multipar colocado en el esófago de los participantes, los científicos registraron también la electromiografía del diafragma (un índice de la unidad para respirar que presumiblemente se origina en el sistema nervioso central) durante todo el ejercicio

Los autores dijeron que los hallazgos podrían ayudar a los investigadores y a los proveedores de atención de salud a identificar nuevos métodos para mejorar los síntomas de falta de aire y aumentar la capacidad de ejercicio en grupos que incluyen a las personas mayores y a las personas con enfermedades crónicas del corazón y los pulmones.

Se necesita investigación adicional para determinar si estos hallazgos también se sostienen en otros grupos de hombres y mujeres, por ejemplo los que tienen sobrepeso o son obesos, apuntó Jensen.