Los terremotos son una sacudida repentina y rápida de la tierra, provocada por el rompimiento y movimiento de las placas subterráneas.

Si bien a veces se cree que los terremotos son un fenómeno de la Costa Oeste, en realidad existen 45 estados y territorios a lo largo de los Estados Unidos que presentan un riesgo moderado a alto de sufrir terremotos.

Debido a que es imposible predecir cuándo se producirá un terremoto, es importante que usted y su familia estén preparados por anticipado.

Prepare un equipo de suministros de emergencia, que incluya artículos como alimentos no perecederos, agua, una radio de manivela o de baterias, y linternas adicionales. Considere la posibilidad de preparar un equipo portátil y guardarlo en su automóvil.

El equipo debe incluir:

Copias de las recetas de sus medicamentos y suministros médicos.

Ropa de cama y ropa de vestir, incluso bolsas de dormir y almohadas.

Agua en botellas, una radio a pilas y pilas adicionales, un equipo de primeros auxilios y una linterna.

Copias de documentación importante: licencia de conducir, tarjeta del Seguro Social, prueba de residencia, pólizas de seguros, testamentos, escrituras, certificados de matrimonio y de nacimiento, registros fiscales, etc.  

Elabore un plan familiar de emergencias

Es posible que su familia no se encuentre reunida en el mismo lugar cuando se produzca el desastre, de modo que es importante saber cómo se comunicarán entre sí, cómo volverán a reunirse y qué harán en caso de emergencia.

Planifique en qué lugares se reunirá su familia, dentro y fuera de su vecindario inmediato.

Es posible que sea más sencillo hacer llamadas de larga distancia que locales, por lo que un contacto fuera de la ciudad puede estar en una mejor situación para comunicarse con los familiares separados.

Considere también averiguar acerca de los planes de emergencia de los lugares en los que su familia pasa el tiempo: el trabajo, la guardería y la escuela. En caso de que no haya ningún plan, considere ofrecerse como voluntario para crear uno.

Asegúrese de tener en cuenta las necesidades específicas de los miembros de su familia

Notifique a las personas que prestan cuidados a su familia y a las niñeras acerca de su plan.

Planifique qué hacer con sus mascotas.

Tome una clase del Equipo de Respuesta a Emergencias en la Comunidad (CERT) en su sucursal del Citizen Corps local. Mantenga su capacitación actualizada.

Manténgase informado

Prepare su hogar

Sujete los estantes a las paredes de forma segura. Coloque los objetos grandes o pesados en los estantes más bajos.

Guarde los artículos frágiles como alimentos en frascos y la vajilla de vidrio y de porcelana en gabinetes cerrados bajos y con cerrojo.

Cuelgue los artículos pesados como cuadros y espejos lejos de las camas, los sillones y cualquier otro mueble en el que las personas se sienten.

Refuerce las lámparas del techo. Repare los cables eléctricos dañados y las conexiones de gas con fugas. Éstos pueden constituir un riesgo de incendio.

El calentador de agua debe fijarse a los travesaños de la pared con correas y con pernos al piso. Repare cualquier grieta profunda en el cielo raso y en los cimientos.

Asesórese con un experto en caso de que haya signos de defectos en la estructura.Guarde los herbicidas, pesticidas y los productos inflamables en forma segura en gabinetes cerrados con cerrojo y en estantes bajos.

Identifique los lugares seguros en el interior y en el exterior, como por ejemplo debajo de los muebles macizos o contra una pared interna lejos de donde puedan romperse vidrios, como cerca de las ventanas, los espejos, los cuadros o donde puedan caerse bibliotecas o muebles pesados.

Sepa cómo mantener los alimentos seguros durante y después de una emergencia.

Escuche a los funcionarios locales

Obtenga información acerca de los planes de emergencia establecidos en su área por su gobierno local y estatal. En cualquier emergencia, siempre escuche las instrucciones de los funcionarios locales de manejo de emergencias.

Si desea obtener más información sobre cómo planificar y prepararse para un terremoto, así como también sobre qué hacer durante y después de un terremoto, visite: la Agencia Federal para Manejo de EmergenciasNOAA Watch o la Cruz Roja Americana.

Qué hacer durante un terremoto

Manténgase lo más seguro posible durante un terremoto. Tenga en cuenta que algunos terremotos son a causa de reacciones y puede que otro terremoto más grande ocurra.

Reduzca al mínimo sus movimientos, solo a unos pasos para estar cerca de un lugar seguro. Si está adentro, permanezca ahí hasta que el temblor cese y sea seguro salir afuera.

Si está adentro

Échese al piso; busque refugio debajo de un escritorio, mesa o banco, o contra una pared interior, y agárrese hasta que el temblor cese. Si no hay una mesa o escritorio cerca de usted, cúbrase la cara y la cabeza con sus brazos y agáchese en una esquina interior del edificio.

Manténgase alejado de vidrios, ventanas, puertas exteriores o paredes y de todo lo que pueda caerse, tal como lámparas y muebles.

Si está en la cama, quédese ahí y agárrese, y protéjase la cabeza con una almohada, a menos que esté debajo de una lámpara de techo que pueda caerse. Si ese es el caso, muévase a un lugar seguro.

Los marcos de las puertas sólo deben usarse como refugio si están cerca de usted y usted sabe que es una puerta de carga apoyada fuertemente.

Permanezca adentro hasta que el temblor cese y sea seguro salir afuera. La mayoría de las lesiones durante los terremotos ocurren cuando objetos caen sobre la gente al entrar o salir de los edificios.

Esté consciente de que la electricidad podría interrumpirse y los sistemas de rociadores de incendios podrían activarse.

NO use los ascensores.

Si está afuera

Quédese ahí.

Aléjese de los edificios, las luces de la calle y los cables de electricidad. Una vez al aire libre, permanezca ahí hasta que pase el temblor.

El mayor peligro existe directamente fuera de los edificios, en las salidas y cerca de las paredes exteriores. Muchas de las 120 víctimas fatales del terremoto de 1933 de Long Beach fueron a causa de que la gente salió corriendo sólo para ser asesinado por los escombros del colapso de las paredes.

El movimiento del suelo durante un terremoto es rara vez la causa directa de muertes o lesiones. La mayoría de los accidentes relacionados a terremotos son a causa de colapsos de las paredes, cristales rotos, y la caída de objetos.

En un vehículo en movimiento

Deténgase tan rápido como la seguridad lo permita y quédese dentro del vehículo. Evite detenerse cerca o debajo de edificios, árboles, puentes o cables eléctricos.

Proceda cautelosamente, observando la carretera y los puentes para ver si tienen daños.

Si se queda atrapado en los escombros

No encienda un fósforo. No se mueva ni levante polvo. Cúbrase la boca con un pañuelo o la ropa.

Dé golpes en un tubo o la pared para que los rescatadores puedan encontrarlo. Use un silbato, si tiene uno. Grite solamente como un último recurso, ya que gritar puede causar que inhale cantidades peligrosas de polvo.

Qué hacer después de un terremoto

Esté preparado para los temblores posteriores. Estas ondas de choque secundarias por lo general son menos violentas que el terremoto principal, pero pueden ser lo suficientemente fuertes para causar daños adicionales a estructuras debilitadas.

Escuche un radio o televisión de batería. Escuche las noticias para enterarse de la información más reciente de emergencia.

Use el teléfono sólo para reportar emergencias que amenacen la vida.

Abra los gabinetes con cuidado. Los objetos pueden caerse de los estantes.

Manténgase alejado del área dañada. Aléjese a menos que la policía, los bomberos o las organizaciones de asistencia le hayan solicitado específicamente su ayuda. Regrese al hogar cuando las autoridades así lo indiquen.

Si reside en áreas costeras, esté consciente de la posibilidad de un tsunami o maremoto. También, son conocidas como olas sísmicas (a veces erróneamente llamado marejada).

Cuando las autoridades locales emiten una advertencia de tsunami, dé por sentado que hay una serie de olas peligrosas en camino. Permanezca fuera de la playa.

Ayude a personas lesionadas o atrapadas. Recuerde ayudar a sus vecinos que puedan requerir asistencia especial tales como los niños, ancianos, y personas con discapacidades.

Ofrezca primeros auxilios cuando sea apropiado. No intente mover a las personas que estén seriamente lesionadas, a menos que estén en peligro inmediato de morir o de sufrir más lesiones. Pide ayuda.

Limpie las medicinas, blanqueadores, gasolina y otros líquidos inflamables derramados inmediatamente. Salga del área si se detecta vapores de gasolina o gases de otros químicos y no está bien ventilado.

Inspeccione las chimeneas para ver si hay daños a la vista. Haga que un profesional inspeccione la chimenea para ver si hay daños internos ya que puede ocasionar un incendio. Inspeccione las líneas de servicios públicos.

Verifique si hay una fuga de gas. Si siente olor a gas o escucha un sonido de silbido o soplido, abra una ventana y salga afuera. Cierre la toma de gas principal.

Reporte la fuga a la compañía de gas desde el teléfono más cercano que funcione o por un teléfono celular. Si cierra el suministro de gas en la toma principal, tendrá que llamar a un profesional para que lo abra de nuevo.

Busque daños en la electricidad. Cierre la corriente eléctrica en la caja de fusibles o el disyuntor de circuitos principal si se sospecha o se sabe que hay daños. Si tiene que parar se en agua para alcanzar un circuito, llame a un electricista para que le asista.

Verifique los daños en las alcantarillas y en las líneas de agua. Si sospecha que las líneas de las alcantarillas están dañadas, evite bajar el agua de los inodoros y llame al plomero. Cierre el suministro de agua en la toma principal si las tuberías de agua están dañadas y llame a su compañía. No use agua del grifo. Puede obtener agua del hielo derretido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí