La tiroides es una glándula en forma de mariposa que está en la parte frontal del cuello.

Esta produce hormonas que controlan la velocidad de tu metabolismo, es el sistema que ayuda al cuerpo a utilizar la energía, a regular la temperatura de tu cuerpo y a mantener algunos órganos en buen estado y que funcionen correctamente.

Los trastornos de la tiroides pueden ralentizar o acelerar el metabolismo al interrumpir la producción de hormonas tiroideas. Cuando los niveles hormonales se vuelven demasiado bajos o demasiado altos, puede experimentar una amplia gama de síntomas.

Esto, es lo que casi siempre trato de explicarles a mis hermanas, pero por alguna razón siempre se les olvida y tengo que volver a explicarles.

La razón de hacer esta nota es por ese mismo problema que padezco yo. Todos alguna vez, hemos oído hablar sobre los problemas de la tiroides, pero en realidad no sabemos que es exactamente y el porqué de su trastorno.

El sintoma mas comun es, el aumento o pérdida de peso. Un cambio inexplicable en el peso es uno de los signos más comunes de un trastorno de la tiroides.

El aumento de peso puede indicar niveles bajos de hormonas tiroideas, una condición llamada hipotiroidismo. Por el contrario, si la tiroides produce más hormonas de las que el cuerpo necesita, puede perder peso inesperadamente. Esto se conoce como hipertiroidismo. El hipotiroidismo es mucho más común.

Hinchazón en el cuello.

Una hinchazón o agrandamiento en el cuello es una pista visible de que algo puede estar mal con la tiroides. Un bocio puede ocurrir con hipotiroidismo o hipertiroidismo.

A veces, la hinchazón en el cuello puede deberse a cáncer de tiroides o nódulos, bultos que crecen dentro de la tiroides y que ese fue mi problema, un nódulo creciendo en mi cuello que afortunadamente no era maligno.

Qué son los nódulos tiroideos?

Estos son bultos que se desarrollan dentro de la tiroides y a veces comienzan a producir hormonas tiroideas. Los bultos grandes pueden crear un bocio notable (agrandamiento en el cuello). Bultos más pequeños se pueden detectar con ultrasonido.

Cambios en la frecuencia cardíaca

Las hormonas tiroideas afectan a casi todos los órganos del cuerpo y pueden influir en la rapidez con que late el corazón. Las personas con hipotiroidismo pueden notar que su frecuencia cardíaca es más lenta de lo habitual.

El hipertiroidismo puede hacer que el corazón se acelere. También puede desencadenar un aumento de la presión arterial y la sensación de latidos cardíacos u otros tipos de palpitaciones cardíacas.

Cambios en la energía o el estado de ánimo

Los trastornos de la tiroides pueden tener un impacto notable en su nivel de energía y estado de ánimo. El hipotiroidismo tiende a hacer que las personas se sientan cansadas, lentas y deprimidas.

El hipertiroidismo puede causar ansiedad, problemas para dormir, inquietud e irritabilidad.

Pérdida de cabello

La pérdida de cabello es otra señal de que las hormonas tiroideas pueden estar desequilibradas. Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo pueden hacer que el cabello se caiga.

Sentir demasiado frío o calor 

Los trastornos de la tiroides pueden alterar la capacidad de regular la temperatura corporal. Las personas con hipotiroidismo pueden sentir frío con más frecuencia de lo habitual. El hipertiroidismo tiende a tener el efecto contrario, causando sudoración excesiva y aversión al calor.

Otros síntomas incluyen:
Picazón o irritación en los ojos
Piel seca y uñas quebradizas
Entumecimiento u hormigueo en las manos
Estreñimiento o diarrea
Nerviosismo y Ansiedad
Debilidad de caderas, rodillas y hombros
Períodos menstruales anormales
Dolor e hinchazón en las articulaciones y los músculos
Debilidad muscular o manos temblorosas.
Problemas de la vista.

Causas?

Puede haber numerosas causas, pero en realidad aun no saben que es lo que causa que la tiroides funcione mal. Entre ellas se cree que una enfermedad autoinmunitaria llamada, Hashimoto es la culpable de un mal funcionamiento en la tiroides.

Los trastornos autoinmunitarios ocurren cuando el sistema inmunitario produce anticuerpos que atacan tus propios tejidos. Algunas veces, este proceso involucra a la glándula tiroides.

Los científicos no están seguros de por qué sucede esto, pero probablemente sea una combinación de factores, como los genes y un desencadenante ambiental. De cualquier manera, estos anticuerpos afectan la capacidad de la tiroides de producir hormonas.

Enfermedad congénita. Algunos bebés nacen con una glándula tiroides defectuosa o sin ella. En la mayoría de los casos, la glándula tiroides no se desarrolló de manera normal por razones desconocidas.

Embarazo. Algunas mujeres desarrollan hipotiroidismo durante o después del embarazo (hipotiroidismo postparto), a menudo debido a que producen anticuerpos contra su propia glándula tiroides.

Deficiencia de yodo. El yodo, un elemento que se encuentra principalmente en los mariscos, las algas, las plantas que crecen en suelos ricos en yodo y la sal yodada, es esencial para la producción de hormonas tiroideas.

La deficiencia de yodo puede ocasionar hipotiroidismo, mientras que el exceso de yodo puede empeorar el hipotiroidismo en personas que ya tienen esta enfermedad

¿Trastorno de la tiroides o menopausia?

Debido a que los trastornos de la tiroides pueden causar cambios en el ciclo menstrual y el estado de ánimo, los síntomas a veces se confunden con la menopausia.

Si se sospecha un problema de tiroides, un simple análisis de sangre puede determinar si el verdadero culpable es la menopausia o un trastorno de la tiroides, o una combinación de ambos.

Examinación del cuello.

Una mirada cuidadosa en el espejo puede ayudarte a detectar una tiroides agrandada que necesita la atención de un médico.

Inclina la cabeza hacia atrás, tome un trago de agua y, mientras tragas, examine tu cuello debajo de la manzana de Adán y por encima de la clavícula.

Busqua protuberancias o abultamientos, luego repita el proceso varias veces. Consulte a un médico de inmediato si ve un bulto o hinchazón irregular en tu cuello.

Complicaciones del trastorno tiroideo

Cuando no se trata, el hipotiroidismo puede aumentar los niveles de colesterol y aumentar la probabilidad de sufrir un derrame cerebral o un ataque cardíaco. En casos severos, niveles muy bajos de hormonas tiroideas pueden desencadenar una pérdida de conciencia y una caída de la temperatura corporal potencialmente mortal.

El hipertiroidismo no tratado puede causar problemas cardíacos graves y huesos quebradizos.

Tratamiento.

Si le diagnosticó hipotiroidismo, su médico probablemente le recetará hormonas tiroideas en forma de píldora. Esto generalmente lleva a mejoras notables en un par de semanas. El tratamiento a largo plazo puede resultar en más energía, niveles más bajos de colesterol y pérdida gradual de peso.

La mayoría de las personas con hipotiroidismo necesitarán tomar hormonas tiroideas por el resto de sus vidas.

Cirugía para trastornos de tiroides

La extirpación de la glándula tiroides puede curar el hipertiroidismo, pero el procedimiento solo se recomienda si los medicamentos antitiroideos no funcionan o si hay un bocio grande.

La cirugía también se puede recomendar para pacientes con nódulos tiroideos. Una vez que se extrae la tiroides, la mayoría de los pacientes requieren suplementos diarios de hormonas tiroideas para evitar desarrollar hipotiroidismo.

¿Qué pasa con el cáncer de tiroides?

El cáncer de tiroides es poco común y se encuentra entre los menos mortales. El síntoma principal es un bulto o hinchazón en el cuello, y solo alrededor del 5% de los nódulos tiroideos resultan cancerosos.

Cuando se diagnostica cáncer de tiroides, con mayor frecuencia se trata con cirugía seguida de terapia con yodo radiactivo o, en algunos casos, radioterapia externa.

Diagnóstico de trastornos de la tiroides

Si sospechas que tienes problemas con la tiroides, un análisis de sangre puede ayudarte a proporcionar una respuesta. Esta prueba mide el nivel de la hormona estimulante de la tiroides (TSH), un tipo de hormona maestra que regula el trabajo de la glándula tiroides.

Si la TSH es alta, generalmente significa que su función tiroidea es demasiado baja (hipotiroidismo).

Si la TSH es baja, generalmente significa que la tiroides está hiperactiva (hipertiroidea).

Su médico también puede verificar los niveles de otras hormonas tiroideas en la sangre. En algunos casos, se utilizan estudios de imagen y se toman biopsias para evaluar una anormalidad de la tiroides.

Espero que esta vez mi nota les ayude a todos y en especial a mis hermanas ya que esta nota está hecha y dedicada para ellas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí