Hace algunos días atrás fui al medico por algunos malestares, en mi examen el médico me dijo que tenía una deficiencia de vitamina D y un exceso de selenio acompañado de una gastritis nerviosa.

Y es que, es muy común que la mayoría de las personas tomemos suplementos nutricionales sin consultar primero al médico.

Casi la mitad de todos los estadounidenses toman regularmente al menos un suplemento nutricional como vitaminas, minerales, suplementos de fibra, antiácidos y aceites de pescado. Entre esas personas me incluyo yo.

Muchas de estas personas están sanas y esperan mejorar el bienestar general o prevenir enfermedades crónicas.

Asi que me di a la tarea de investigar. En algunas evidencia científica sugiere que algunos suplementos nutricionales de dosis altas, como el betacaroteno, la vitamina E y la vitamina A, tienen poco que ver en la prevención de enfermedades crónicas en personas sanas, a menos que exista una deficiencia de micronutrientes específicos.

La investigación sugiere que estos suplementos en realidad podrían hacer más daño que bien.

Los médico y especialista en la salud pública, an participado en varios estudios y ensayos clínicos que examinan los beneficios y riesgos de los micronutrientes y los suplementos nutricionales, como el selenio, en varias poblaciones de América del Norte y Europa.

En un estudio reciente, se encontraron evidencia de que los suplementos de selenio ayudan a prevenir las enfermedades crónicas, en este caso la diabetes, incluso en regiones donde hay cantidades relativamente bajas de selenio en la dieta natural.

Los estudio utilizaron datos de un ensayo clínico aleatorizado realizado en Dinamarca y se publicó recientemente en Diabetes, Obesidad y Metabolismo .

Por otro lado, existe amplia evidencia científica que respalda la efectividad de otras modificaciones en el estilo de vida para un envejecimiento saludable y la prevención de enfermedades crónicas importantes.

Estos incluyen: mejorar la calidad general de la dieta, aumentar la actividad física, abstenerse de fumar, mantener patrones de sueño saludables y minimizar el estrés, este último un poco difícil de evitar.

LOS SUPLEMENTOS AUMENTAN EL RIESGO DE DIABETES

En un estudio clínico previo realizado en los Estados Unidos, se observó que las dosis relativamente “altas de suplementos de selenio” en áreas donde ya es abundante en la dieta (como los EE. UU.) En realidad aumentaron el riesgo de diabetes tipo 2.

Comer una variedad de frutas y verduras proporcionará muchos de los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para una salud óptima.

Este problema tiene implicaciones potenciales para la salud pública por varias razones. Primero, en los Estados Unidos y en muchos otros países occidentales, el uso de alimentos enriquecidos con selenio y suplementos nutricionales ha aumentado notablemente en los últimos años.

Esto se debe a la percepción de que el selenio y otros suplementos antioxidantes pueden reducir potencialmente el riesgo de enfermedades crónicas.

Es esencial garantizar que la suplementación con selenio no exacerbe la alta incidencia existente de diabetes o enfermedad cardiovascular recién diagnosticada.

En segundo lugar, la mayoría de las investigaciones anteriores en esta área se han realizado en poblaciones de América del Norte donde el nivel de selenio de referencia es sustancialmente mayor que en Europa.

Las ingestas dietéticas de selenio varían considerablemente entre países y regiones, en gran medida debido a la variabilidad del contenido de selenio de los alimentos vegetales (y, por lo tanto, del forraje animal) de una parte del mundo a otra.

Por último, ha habido resultados decepcionantes de varios ensayos clínicos costosos de suplementos antioxidantes que no solo muestran beneficios para la salud sino también daños potenciales .

COMER PLANTAS, DORMIR BIEN, HACER MÁS EJERCICIO.

Como se informó en un editorial previo publicado en Annals of Internal Medicine, la evidencia del estudio actual es insuficiente para recomendar la suplementación dietética de rutina en la población general de individuos sanos.

El mensaje es simple: la mayoría de los suplementos no previenen las enfermedades crónicas o la mortalidad. Su uso generalizado no está justificado, y deben evitarse.

Este mensaje es especialmente cierto para la población general sin evidencia clara de deficiencias de micronutrientes, que representan a la mayoría de los usuarios de suplementos en los Estados Unidos, Canadá y otros países.

Desde una perspectiva de salud pública, el financiamiento debe asignarse a políticas, campañas e intervenciones que mejoren los patrones dietéticos en el público en general y en los subgrupos de población desfavorecidos.

Como en intervenciones y educación que aumentan el consumo de alimentos vegetales que contienen las vitaminas y minerales necesarios para una salud óptima.

Fuente Theconversation

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí