Un estudio del cerebro explica nuestro deseo por lo dulce, el chocolate y otros carbohidratos en tiempos difíciles.

Aunque nuestro cerebro representa solo el 2 por ciento de nuestro peso corporal, el órgano consume la mitad de nuestros requerimientos diarios de carbohidratos, y la glucosa es su combustible más importante.

Bajo estrés agudo, el cerebro requiere un 12 por ciento más de energía, lo que nos lleva a buscar bocadillos azucarados.

Los carbohidratos proporcionan al cuerpo la fuente de energía más rápida. De hecho, en las pruebas cognitivas, los sujetos que estaban estresados ​​se desempeñaban mal antes de comer. Su rendimiento, sin embargo, volvió a la normalidad después de consumir alimentos.

Cuando tenemos hambre, toda una red de regiones cerebrales se activa. El hipotálamo ventromedial (VMH) y el hipotálamo lateral. Estas dos regiones en el tronco cerebral superior participan en la regulación del metabolismo, el comportamiento de la alimentación y las funciones digestivas.

Sin embargo, hay un controlador que es el hipotálamo. Si este registra que el cerebro en sí carece de glucosa, este controlador de acceso bloquea la información del resto del cuerpo. Es por eso que recurrimos a los carbohidratos tan pronto como el cerebro indica una necesidad de energía, incluso si el resto del cuerpo está bien abastecido.

Para comprender mejor la relación entre el cerebro y los carbohidratos, examinaron a 40 sujetos en dos sesiones. En uno, les pidieron a los participantes que dieran un discurso de 10 minutos frente a extraños.

En la otra sesión no estaban obligados a dar un discurso. Al final de cada sesión, midieron las concentraciones de hormonas del estrés cortisol y adrenalina en la sangre de los participantes.

También les proporcionaron un buffet de comida por una hora. Cuando los participantes dieron un discurso antes del buffet, estaban más estresados ​​y en promedio consumían 34 gramos adicionales de carbohidratos, que cuando no daban un discurso.

Esto se debe a que en el trabajo las personas a menudo están estresadas y el cerebro tiene una mayor necesidad de energía.

Si uno no come nada, es posible que el cerebro use la glucosa del cuerpo, destinada al uso de las células musculares y grasas, y que a su vez secrete más hormonas del estrés.

Esto no solo hace que uno se sienta miserable, sino que también puede aumentar el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares o depresión a largo plazo.

Alternativamente, el cerebro puede ahorrar en otras funciones, pero eso reduce la concentración y el rendimiento.

Para satisfacer las crecientes necesidades del cerebro, uno puede comer más de todo, como lo hicieron los sujetos estresados ​​en el experimento, o facilitarle al cuerpo un poco de alimentos dulces.

Incluso los bebés tienen una pronunciada preferencia por los dulces. Debido a que su cerebro es extremadamente grande en comparación con sus pequeños cuerpos, los bebés requieren mucha energía.

Obtienen esa energía a través de la leche materna, que contiene mucha azúcar. Con el tiempo, nuestra preferencia por los dulces disminuye pero nunca desaparece por completo, incluso cuando nos convertimos en adultos.

La medida en que se preserva esa preferencia varía de persona a persona y parece depender, entre otras cosas, de las condiciones de vida. Los estudios sugieren que las personas que experimentan mucho estrés en la infancia tienen una mayor preferencia por los dulces en el futuro.

Según El Centro Para La Ansiedad. Para algunos, el cerebro no puede obtener su energía de las reservas del cuerpo, incluso si hay suficientes depósitos de grasa. La causa más importante de esto es el estrés crónico.

Para garantizar que sus cerebros estén insuficientemente provistos, estas personas siempre deben comer lo suficiente. A menudo, la única forma de salir de estos hábitos alimenticios es dejar un ambiente estresante permanente, que para mi es imposible.

Entonces, aunque muchos tienden a ser duros con ellos mismos por comer demasiados dulces o carbohidratos, las razones detrás de este deseo no siempre se deben a la falta de autocontrol.

Esto pueden requerir un análisis más profundo del estilo de vida y las situaciones estresantes, pasadas y presentes. Una vez que se aborda la causa raíz del estrés, los hábitos alimenticios podrían resolverse por sí mismos.

Para obtener más información sobre asesoramiento de la ansiedad  visita la página Anxietycentre.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí