La primera vez que escuché hablar de esta posibilidad fue en un documental de zeitgeist. Entre diversas teorías conspiranoicas una de ellas hablaba del estudio de la implantación de microchips debajo de la piel.

El documental decía que este uso de la tecnología no nos vendría impuesto si no que las personas obtariamos voluntariamente por ponérnoslos.

Pues ese día ha llegado, y aunque ese documental debe tener cerca de los veinte años, en este punto ha predicho lo que está sucediendo.

Más de 4000 suecos tienen un chip debajo de la piel

Pues sí, parece que los suecos son los que van a la cabeza en el uso de esta tecnología.

Suecia es una sociedad muy avanzada con una gran aceptación en las nuevas tecnologías en el uso diario. Es normal que sea esta sociedad de las primeras en hacer normal el uso de estos nuevos avances.

¿Y para qué sirve? pues para todo lo que puede servir un chip NFC.

Su contenido se puede leer con un escáner de radiofrecuencia RFID.

Es como si tuvieses una tarjeta pero siempre contigo. Podrías, por ejemplo, con los nuevos sistemas domóticos, abrir puertas, o identificarte delante de computadoras, cajeros automáticos, o descargarte información personal. Es un chip similar al que que se usan con perros o gatos.

En teoría respetan la privacidad de los usuarios ya que no llevan pila ni ninguna energía consigo. Es el propio lector el que le da la energía para activarse.

Las empresas empiezan a incentivar el uso de chips debajo de la piel

Biohax es la empresa encargada de la colocación de estos chips en humanos. Empresas como Epicenter en Sucia, la empresa belga Newfusion o Three Square Market en Wisconsin (Estados Unidos) han ofrecido a sus empleados la posibilidad del uso voluntario de esta tecnología. Al parecer han tenido una gran aceptación. Supongo que las comunidades que ofrecen han vencido a los prejuicios.

¿Te pondrías un chip en tu cuerpo?

Los tiempos avanzan cada vez con más rapidez. El futuro se convierte en presente. Y vivimos una época en que los avances tecnológicos repercuten, como nunca antes lo habían hecho, en nuestro día a día.

Así como a día de hoy se nos hace difícil la vida sin un teléfono móvil inteligente, tal vez en nada no entenderemos como podíamos haber estado sin la comunidad de tener ya incrustado en nuestro cuerpo a saber qué tipo de nuevos aparatos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí