Desde hace muchos años los gatos han sido adorados, venerados y erróneamente perseguidos y satanizados. Inventando infinidad de mitos y leyendas.

Se cree que la domesticación del gato tuvo lugar en Egipto durante el tercer milenio a.C. Se convirtió en un animal de compañía apreciado por su dulzura, su gracia y su indolencia, pero el gato es sobre todo un animal protector.

En la cultura egipcia, las leyes del faraón impusieron una protección rigurosa para los gatos. Quien matara a uno de los pequeños felinos se arriesgaba a la pena de muerte.

También hay evidencia de que los Mochicas en América meridional fueron los primeros que en sus vasijas y dibujos se pueden encontrar imágenes que se asemejan a nuestros felinos.

Los gatos son criaturas inteligentes, cariñosas y misteriosas.

Este último le ha ocasionado conceptos erróneos, causandoles problemas sociales, mitos y leyendas, dañandolos físicamente y tristemente hasta la muerte.

Adorado por sus formas misteriosas, el mundo ha estado inventando fascinantes mitos sobre los gatos desde la antigüedad. Los gatos hacen apariciones en muchas religiones, supersticiones, poemas y narraciones.

Mágico o afortunado, angelical o diabólico, aquí están algunas de las leyendas más interesantes y sorprendentes sobre estos impresionantes animales de todo el mundo, y las verdades detrás de ellos.

En la edad media los gatos pagaron un alto precio por la ignorancia. Fueron acusados de traer la peste negra de 1348, que se extendió por dos o tres años aproximadamente, y se llevó consigo a la cuarta parte de la población europea.

Lo persiguieron y quemaron, esto tuvo mucho que ver con la rápida propagación del mal. Hoy en día, el sospechoso más seguro de haber desatado la Peste Negra es un bacilo llamado Yersinia Pestis, cuyo vector natural, es la pulga de la rata.

Para peor, cuando estalló la Peste, todos creían que era asunto del diablo y las brujas, y las quemas de gatos recrudecieron, con lo que el problema se hizo incluso peor.

Los gatos negros dan mala suerte

Quien inventó este dicho, les hizo mucho mal a los pobres gatitos de color negro. Esta creencia comenzó en la Edad Media, ya que se les asociaba a las brujas y desde entonces se comenta que son señal de mal augurio si te cruzas con ellos. Pero en Australia y Reino unido es todo lo contrario.

Pequeño enviado del diablo.

Durante la Edad Media, los gatos fueron despreciados por la Iglesia. Durante este período, los asociaron con las brujas y a Satanás. Se pensaba que los gatos negros eran los pequeños secuaces del Diablo.

Se creía que la mordedura de un gato era venenosa, al igual que su carne, y que si respirasbas el lugar donde ellos estaban, te contagiarías de tuberculosis.

Los gatos pueden robarle el aliento a tu bebé.

En Inglaterra se creía que los gatos podían subir a la cuna de un bebé y aspirar hasta que la muerte lo sucumbiera. La mayoría de los mitos dicen que los gatos hicieron esto porque estaban celosos del recién nacido que les había robó toda la atención.

Los gatos pueden afligir a los bebés por nacer

Algunas personas creían que si una mujer embarazada recogía un gato, el gato podía infligir al bebé con una verruga o un lunar peludo.

También podría marcarlo con una marca de nacimiento con forma de gato o transferir su cara al bebé. Estas creencias fueron particularmente populares en Portugal e Inglaterra.

En el antiguo folklore escocés e irlandés, se cree que un gato negro de gran tamaño con una marca blanca en el pecho, busca almas para robar visitando los velatorios y funerales.

Pueden predecir el clima.

En Inglaterra se dice que un gato que araña las cortinas o las alfombras está prediciendo un clima ventoso, y los galeses creían que la lluvia vendría cuando la pupila de un gato se ensanchó. La lluvia también se predice si un gato se lava las orejas.

Además, si un gato mira continuamente por la ventana cualquier día, la lluvia está en camino, y algunos dicen que cuando un gato duerme con las cuatro patas metidas debajo de su cuerpo, lloverá. Se avecina una tormenta si el gato duerme sobre su espalda también. “Básicamente, si un gato hace algo, va a llover”.

Trabajan para el diablo.

Se decía que los “tres pelos en la punta de la cola” de un gato eran “los pelos del diablo“, lo que obligó al gato a permanecer despierto toda la noche.

En el sur de Estados Unidos, se pensaba que cualquiera quien ahogara a un gato sería castigado por el mismo Diablo, por el delito menor de patear a un gato, le daría reumatismo.

Los primeros cristianos creían que si un gato se sentaba en una tumba, el alma del difunto estaba poseída por Satanás. Además, si se veía a dos gatos peleando en una tumba durante un funeral o cerca de una persona moribunda, se creía que eran, de hecho, un ángel y un demonio peleando por el alma de esa persona, en forma de gato.

También se creía que si se ahogabas a un gato, su dueño sería desgraciado durante 7 años, o si el animal se sentaba en el altar antes del matrimonio, el matrimonio sería desdichado y efímero.

Mientras tanto, en Noruega , se creía que los gatos eran un hada o un duende disfrazados. Se dice que los ojos del gato actúan como ventanas del mundo de las hadas (o mundo de los duendes, que posiblemente son el mismo mundo), y si miras a través de ellos, puedes ver visiones del reino mágico más allá.

Después de ser perseguidos y asesinados por muchos años injustamente, hoy en dia hay pruebas científicas que demuestran los beneficios de ser el propietario de un gato.

Ya sea que vivas con un gato faldero o un introvertido tranquilo que ama su espacio, tener un felino a tu alrededor puede ser tan gratificante y beneficioso como cualquier otra amistad animal.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí