El dormir bien es importante para la salud en general.

Cuando no duermes lo suficiente, puedes sentirte cansado y afectar tu rendimiento, incluyendo tu capacidad de pensar con claridad, reaccionar rápidamente y formar recuerdos. Esto puede llevarte a tomar malas decisiones y ponerse en situaciones de riesgo.

Las personas que no duermen bien son más propensas a sufrir accidentes, Irritabilidad, Problemas en sus relaciones, Depresión, Ansiedad, Presión arterial alta, Enfermedad del corazón, Accidente cerebrovascular, Enfermedad del riñón, Obesidad, Diabetes tipo 2 y Dolores de cabeza.

Para las personas que trabajan por turnos, especialmente los del turno nocturno tienen una doble posibilidad de afectar su salud, así como su rendimiento y seguridad en el trabajo.

Trabajar de noche es contrario al ritmo circadiano natural del cuerpo, dice Charmane Eastman, PhD, psicóloga fisiológica de la Universidad Rush en Chicago.

El reloj circadiano es esencialmente un temporizador que permite a varias glándulas saber cuándo liberar hormonas y también controla el estado de ánimo, el estado de alerta, la temperatura corporal y otros aspectos del ciclo diario del cuerpo.

Trabajar contra el ciclo natural del sueño de una persona causa tales trastornos del sueño, así como la fatiga.

La fatiga, a su vez, empeora los estados de ánimo, disminuye las capacidades cognitivas y los reflejos, y hace que las personas sean más vulnerables a las enfermedades.

Cuando estás somnoliento, las partes locales del cerebro se apagan durante milisegundos o segundos a la vez, y luego vuelven a estar en línea.

Nuestros cuerpos y cerebros evolucionaron para relajarse y refrescarse después de oscurecer y volver a la acción a la mañana siguiente. Las personas que trabajan en el turno de noche deben combatir el período de descanso natural de sus cuerpos mientras tratan de mantenerse alertas y de alto funcionamiento.

No importa si duermen lo suficiente durante el día. Todo el sueño en el mundo no compensará la desalineación circadiana.

El trabajo por turnos se ha relacionado con ciertas enfermedades crónicas y enfermedades. El trabajo nocturno a largo plazo está asociado con un mayor riesgo de ciertos cánceres, así como problemas metabólicos, enfermedades del corazón, úlceras, problemas gastrointestinales y obesidad.

Se ha demostrado que el sueño insuficiente cambia el metabolismo y el apetito, y los estudios han demostrado que los trabajadores por turnos tienen niveles más altos de triglicéridos que los trabajadores diurnos.

Además de estos factores biológicos, los trabajadores por turnos a veces tienen hábitos alimenticios irregulares y una dieta deficiente, lo que podría aumentar el riesgo de problemas metabólicos.

Los trabajadores por turnos tienen menos probabilidades de dormir la cantidad total que requieren sus cuerpos, y esto puede acumularse en una gran “deuda de sueño” con el tiempo. Si trabaja por la noche, también va en contra de su reloj biológico, que naturalmente lo obliga a estar menos alerta y lo alienta a dormir durante las horas nocturnas.

Al igual que con algunas ocupaciones, el trabajo por turnos puede ser un riesgo para la seguridad. Muchos trabajos de turnos implican proteger y cuidar a otros, tomar decisiones rápidas, conducir, volar u operar maquinaria, por lo que el tema del trabajo por turnos y la seguridad es importante.

Hay muchas razones por las que el trabajo por turnos puede ser peligroso. Las personas a menudo juzgan mal su propia somnolencia, creyendo que están alertas y que son capaces de tomar buenas decisiones, cuando en realidad su juicio se ve afectado.

De hecho, cualquier trabajador que deba conducir mientras está cansado, ya sea en el trabajo o conduciendo a casa después de un turno de noche, está en riesgo.

En 2004, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional informó que los accidentes automovilísticos son la principal causa de muertes, representando el 22 por ciento de las muertes relacionadas con somnolencia o quedarse dormido mientras conducían.

Soluciones posibles.

Por supuesto, muchos trabajadores no pueden abandonar el turno de noche por completo. Entonces la pregunta es, ¿cómo pueden los trabajadores de turno nocturno adaptarse a sus horarios?

Hay dos maneras, dice Eastman de Rush University. Uno es el alivio sintomático mediante el uso de estimulantes como el café y pastillas de cafeína para mantenerse despierto durante la noche, y luego tomar sedantes para dormir por la mañana.

Pero esto a largo plazo resultaría en adicciones a la cafeína y a los sedantes. Eastman y su equipo están explorando en cambiar el reloj circadiano. “El reloj circadiano es muy terco y difícil de cambiar”, dice ella.

Investigaciones anteriores han establecido que puede retrasar el reloj circadiano aproximadamente una o dos horas por día. Para determinar eso, los investigadores miden el ritmo circadiano del cuerpo mediante la monitorización del “inicio de melatonina con luz tenue” o el momento en que la glándula pineal comienza a secretar melatonina, que es activada por el reloj circadiano.

Normalmente, se inicia un par de horas antes de que las personas estén listas para dormir. dice Eastman. “Es un marcador muy bueno de la fase del tiempo del reloj”.

Lo que se tiene que hacer es, exponer a los sujetos experimentales a la luz brillante intermitente durante sus turnos de noche y hacer que usen lentes de sol en su camino a casa y dormir en habitaciones muy oscuras.

Eastman y su equipo han descubierto que dentro de aproximadamente una semana, pueden cambiar el ritmo circadiano de alguien para que se alinee perfectamente con trabajar un turno nocturno y durmiendo durante el día.

Pero eso no es realista para la mayoría de la gente, dice ella. “El problema es que adaptarse completamente fisiológicamente dejaría una persona nocturna, sin poder dormir hasta muy tarde en los días libres y estar fuera de fase y no poder convivir con sus familias y personas que trabajan habitualmente durante el día”.

Así que Eastman y su equipo han desarrollado un sistema de compromiso en el que las personas que trabajan en turnos nocturnos permanentes, por ejemplo, de 11 a 7 de la mañana, adapten sus ritmos circadianos lo suficiente para funcionar bien en la noche, pero seguirán siendo inanimados durante sus días libres.

Sin embargo, Eastman señala que aún no tiene una solución para los trabajadores que tienen una combinación de turnos de día y noche porque es imposible seguir cambiando sus ritmos circadianos para mantenerse al día con un horario de trabajo en constante cambio.

Ella dice que corresponde a los empleadores asignar el trabajo por turnos en bloques, dando a los trabajadores el tiempo suficiente para adaptarse.

“No se puede cambiar de fase el reloj circadiano con un horario de turnos que gira rápidamente porque el reloj no puede moverse tan rápido”, dice ella. “Lo único que puedes hacer es un alivio sintomático, lo que significa que tendrás personas con mucho sueño trabajando en la noche, lo que es peligroso”.

Lo importante es dormir y tratar de tener un orden de sueño regular. Tratar de trabajar en turnos diurnos aunque algunas veces sea imposible.

Lo que yo creo es que te asegures de que tengas suficiente tiempo para dormir. Con dormir lo suficiente cada día, tu puedes sentirte mejor y ser más productivo. Llevar una alimentación balanceada, evitar el consumo excesivo del café y la nicotina y tomar siestas cada vez que pueda.

La información contenida en esta nota, no pretende o constituyen servicios médicos profesionales integrales o tratamiento de cualquier tipo. Este sitio web y la información contenida aquí no está diseñada para proporcionar diagnósticos médicos o consejos médicos y deben ser consideradas solamente como un servicio educativo e informativo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí