Toda la vida nos han dicho que el desayuno es la comida más importante del día, ya que esta nos provee energía. … Y que además tanto en adultos como en niños y adolescentes, el no desayunar contribuye a una mayor probabilidad de padecer obesidad y diabetes.

Pero qué pensarías si te dijera que eso es mentira, y que el ayuno es más beneficioso para la salud.

Saben, como decía Joseph Goebbels, que una mentira repetida miles de veces se convierte en realidad.

Hace cientos de años, nuestros antepasados no acostumbraban a tomar el desayuno. Por lo general las personas empezaban su primera comida a las 11:00 o 12:00 del medio dia. El desayuno se empezó a popularizar en los años 40s.

Desayunar, o ayunar?
Desayunar, o ayunar?

Pero porque siempre nos han metido esa idea?

Bueno, todo comenzó en el año de 1917 con la frase —El desayuno es la comida más importante del día—Esta frase fue dicha por una dietista de gran prestigio en EE UU, Lenna Frances Cooper, cofundadora de la Academia Americana de Dietética y Nutrición, que publicó en la revista Good Health.

Esta revista, que en aquel entonces era el órgano de difusión del balneario de Battle Creek. Sí, aquel afamado sanatorio objeto de una película bastante interesante.

Pero lo más curioso es que su fundador era, John Harvey «Kellogg» Adivinaste! es el padre putativo del emporio de los cereales Kellogg’s, que por aquel entonces estaba en plena efervescencia.

Sí, lo sé. Es ahora cuando los engranajes de todo terminan encajando en un complaciente y misterioso universo.

Kellogg inventó un producto realizado a base de cereales deshidratados. Tiempo más tarde, su hermano Will Kellogg le propuso lanzar el producto pero sabía que nunca triunfaría si no potenciaban el sabor.

La solución era evidente: añadir azúcar, mucha azúcar. Y así nació Corn Flakes.

Con un buen marketing. Convenciendo a las madres de que no gastaran tiempo en la cocina, y atrayendo a los niños con lo dulce y las sorpresas y juguetes que venían dentro de las cajas.

Así empieza el sueño de cualquier empresario. Junta dos materias primas muy baratas (y nada es más barato que los cereales y el azúcar,) y véndelo como un producto sofisticado. He invierten buena parte de los beneficios en más marketing.

Detrás de ellos llegaron otro empresarios, que al ver las grandes ganancias millonarias, empezaron con sus ingeniosas estrategias de publicidad acompañadas de anuncios donde recomendaban desayunar jugos de naranja, leche, huevo y tocino.

Viendo lo fácil que era aumentar las ventas de cualquier producto procesado simplemente añadiendo azúcar, su consumo se disparó en las siguientes décadas hasta el dia de hoy.

Con el objetivo de mantener su poder, Kellogg´s y empresas similares crean Institutos de nutrición para otorgar cierto aura científico a sus productos y compran a los organismos de nutrición en los que el público, inocentemente, pone su confianza.

Las mentiras de la industria

Hagamos un repaso rápido de algunos de los mensajes de la industria, empezando por la web de Kelloggs.

En la pagina de Healthline, dice que el cereal está hecho de granos refinados, mediante un proceso llamado extrusión. Está altamente procesado, con muchos ingredientes añadidos.

Cargado con azúcar y carbohidratos refinados. El azúcar agregado puede ser el peor ingrediente en el desayuno.

Los cereales, la leche y el huevo para el desayuno se comercializan como saludables. Con cajas y envases con declaraciones de propiedades saludables como «integrale, bajos en grasa, y con vitaminas y calcio».

Sin embargo, sus primeros ingredientes enumerados son a menudo granos refinados con azúcar y conservantes.
Sin embargo, los estudios muestran que estas declaraciones de propiedades saludables son una forma efectiva de engañar a las personas para que crean que estos productos son más saludables.

También se ha demostrado que el ayuno tiene muchos beneficios para la salud, desde una mayor pérdida de peso hasta una mejor función cerebral. Bueno en otra nota te hablaré del ayuno y sus beneficios.

Bueno quien soy yo para hablarle del ayuno, cuando usted, durante toda su vida nunca lo ha hecho. Pero si usted está acostumbrado/a desayunar, prefiera siempre alimentos saludables y omita azúcares, grasas saturadas y jugos (así sean naturales).

Recuerde que las frutas y las verduras le brindarán fibra necesaria no sólo para mantener una salud gastrointestinal óptima, sino para prolongar la sensación de saciedad y evitar “picar” a lo largo del día.