En nuestro sistema solar hay miles de millones y posiblemente trillones, de rocas orbitando alrededor del sol.

Estas rocas del espacio son demasiado pequeñas para ser llamadas planetas y reciben nombres de cometas, asteroides y meteoritos, si llegan a la Tierra, meteoritos. Con tantas etiquetas, es fácil olvidar cuál es cuál.

Comencemos con una breve definición de cada uno.

Asteroides: estos son los restos rocosos y sin aire. Principalmente orbitan nuestro sol en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y varían desde el tamaño, algunos tienen el tamaño de un automóviles y otros llegan ser del tamaño de un planeta enano.

Cometas: los cometas son bolas de nieve en el espacio, en su mayoría hielo y polvo que se formaron durante el nacimiento del sistema solar hace 4.600 millones de años. La mayoría de los cometas tienen órbitas estables en los confines del sistema solar más allá del planeta Neptuno.

Meteoroides, meteoritos: los meteoritos son pequeños asteroides o las migajas rotas de cometas y, a veces, planetas. Su tamaño varía desde un grano de arena hasta rocas de 3 pies (1 metro) de ancho.

Cuando los meteoritos chocan con la atmósfera de un planeta, y sobreviven a la atmósfera y golpean la superficie del planeta, sus restos se llaman meteoritos.

Asteroides: A primera vista, los asteroides pueden parecer rocas espaciales comunes, pero estos restos del antiguo sistema solar vienen en todas formas, tamaños y sabores.

A pesar de su pequeña estatura (la masa de todos los asteroides combinados es menor que la luna de la Tierra), los asteroides también se llaman planetas menores o “planetoides”.

Su tamaño varía desde las rocas más pequeñas, de 3 pies de ancho (1 m), hasta el asteroide más grande, Ceres , que es casi un cuarto del tamaño de la luna de la Tierra (aproximadamente 590 millas de diámetro, o 950 kilómetros).

Ceres es tan grande que recibió una promoción al estado de planeta enano en 2006, la misma distinción controvertida que se le dio al planeta Plutón.

La mayoría de los asteroides parecen papas espaciales gigantes, con sus formas oblongas y su superficie marcada por numerosos cráteres causados ​​por colisiones con otros asteroides.

Solo un pequeño número de asteroides son lo suficientemente grandes como para que su gravedad los convierta en esferas, como Ceres.

La composición de los asteroides varía desde grupos de escombros oscuros y rocosos que consisten en rocas de arcilla y silicato hasta amalgamaciones brillantes y sólidas de metales como el hierro o el níquel, según la NASA .

Casi todos los asteroides se encuentran en una región en forma de rosquilla entre Marte y Júpiter, llamada cinturón de asteroides .

El cinturón se formó poco después del nacimiento de Júpiter cuando la gravedad del enorme planeta atrapó las sobras formadoras de planetas, lo que hizo que chocaran entre sí y formaran los millones de asteroides que vemos hoy en el cinturón.

Cometas: Durante milenios, la vista de un cometa provocó temor y asombro. Los antiguos astrónomos creían que los cometas predecían la muerte de los príncipes y los resultados de las guerras.

Los astrónomos modernos saben que los cometas son los restos cubiertos de hielo del material que formó nuestro sistema solar hace miles de millones de años.

El astrónomo Fred Whipple fue el primero en describir los cometas como bolas de nieve sucias o conglomerados helados de gases y polvo congelados.

La bola de nieve constituye el núcleo central de un cometa, que a menudo mide menos de unas pocas millas de ancho, según la NASA.

Cuando un cometa se acerca al sol, el núcleo se calienta y el hielo comienza a sublimarse de sólido a gas. Esto produce una atmósfera que rodea al cometa que puede crecer hasta miles de millas de diámetro, llamada coma.

La presión de radiación del sol expulsa las partículas de polvo en coma para producir una larga y brillante cola de polvo. Se forma una segunda cola cuando las partículas solares de alta energía ionizan el gas, creando una cola de iones separada.

La diferencia entre la composición de los asteroides y los cometas probablemente se deba a cómo y dónde nacieron, escribió Britt Scharringhausen , profesora de astronomía en el Beloit College de Wisconsin.

“Si bien los asteroides y los cometas se formaron al mismo tiempo, no se formaron en las mismas condiciones”, escribió Scharringhausen.

El sistema solar se formó a partir de la nebulosa solar, una nube de gas y polvo. En el centro de la nebulosa, el sol estaba naciendo a través del colapso gravitacional.

Debido a este colapso, que libera calor, las regiones centrales de la nebulosa estaban más calientes. y más denso, mientras que las regiones exteriores eran más frías.

Los asteroides se formaron cerca del centro de la nebulosa caliente donde solo rocas o metales permanecieron sólidos bajo temperaturas extremas.

Los cometas se formaron más allá de lo que se llama la línea de escarcha, donde hacía suficiente frío para que el agua y los gases como el dióxido de carbono se congelaran.

Debido a esto, los cometas generalmente se encuentran sólo en los confines del sistema solar en dos regiones llamadas el Cinturón de Kuiper y la Nube de Oort.

Los meteoritos son las verdaderas rocas espaciales del sistema solar. No más grandes que un metro de tamaño (3.3 pies) y, a veces, del tamaño de un grano de polvo, son demasiado pequeños para ser considerados asteroides o cometas, pero muchos son pedazos rotos de cualquiera de ellos.

Algunos meteoroides se originan a partir de los desechos expulsados ​​causados ​​por impactos en planetas o lunas.

Si los meteoritos se cruzan con la atmósfera de un planeta, como la Tierra, se convierten en meteoritos. El destello de fuego emitido por los meteoritos cuando arden en la atmósfera puede parecer más brillante que el planeta Venus, por lo que se han ganado el apodo de “estrellas fugaces“, según la NASA .

Los científicos estiman que más de 48 toneladas (43,500 kilogramos) de material meteorítico caen a la Tierra todos los días.

Cuando la Tierra pasa a través del rastro de escombros dejado por un cometa, nos deleita con la deslumbrante exhibición de fuegos artificiales en forma de una lluvia de meteoritos, donde se pueden ver miles de estrellas fugaces en el cielo nocturno.

La lluvia de meteoros llamadas Perseidas, es una de las más espectaculares, y ocurre cada año alrededor del 12 de agosto. En su apogeo, se pueden ver de 50 a 75 meteoros por hora si el cielo está despejado. Las Perseidas son causadas por los meteoroides separados del cometa Swift-Tuttle.

Estas brillantes lluvias de meteoros sirven como un recordatorio de que a pesar de la extensión aparentemente vacía del espacio, estamos más estrechamente conectados a nuestro sistema solar de lo que imaginamos y que no estamos extensos de que algun dia alguno de ellos colisionen en nuestro planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí