Uno de los principales contaminantes del planeta es la ropa, ya que esta tarda aproximadamente de tres a cuatro años en biodegradarse.

De hecho, según algunos estudios, en Estados Unidos se desechan seis millones de toneladas de productos textiles al año y sólo un 25% son reutilizados.

Unas cifras que, sin duda, hacen que tu huella ecológica tenga un mayor impacto en el cuidado del planeta; ya que la industria textil es la segunda más contaminante después de la del petróleo.

¿Cómo puede ser que tu ropa contamine tanto?

Consumo excesivo de agua. Por ejemplo: para la fabricación de unos vaqueros de un kilo suponen un consumo aproximado de 10.000 litros, mientras que para la producción de una camiseta de algodón se usan unos 2.500 litros.

Se necesita el uso de transportes y, por tanto, de combustible; lo que se traduce en toneladas de CO2 que contribuyen a más emisiones de gases de efecto invernadero.

El 5% de las sustancias químicas que componen la ropa es perjudicial. Estas sustancias se liberan en la creación de tintes y el proceso de fabricación.

Para la producción de ropa se utilizan tres tipologías de fibras: naturales, artificiales y sintéticas. La obtención de fibras naturales, como el algodón o el lino, suponen una sobreexplotación del suelo,el uso de fertilizantes, de pesticidas y de otros productos químicos.

Alrededor de un 75% de la ropa que compramos acaba en un vertedero, sin recibir un tratamiento adecuado en una planta de gestión de residuos.

Pero afortunadamente existen empresas comprometidas y preocupadas en acabar con este problema de contaminación.

La marca de ropa Tech Vollebak, ha creado un nuevo producto , llamado camiseta de plantas, algas, y de madera de origen sostenible que se descompondrá en 12 semanas.

La camiseta en sí está hecha de pulpa de madera procedente de bosques gestionados de forma sostenible.

Vollebak obtiene madera de eucaliptos, hayas y abetos, que se trituran antes de convertirse en fibra, luego en hilo y finalmente en tela.

El diseño del bloque verde en la parte delantera de la camiseta se ha creado completamente a partir de algas cultivadas en biorreactores en un proceso que convierte la planta acuática en una tinta imprimible.

Según el cofundador de Vollebak, Steve Tidball, cada camiseta es “única” gracias a las propiedades naturales de las algas, que hacen que el diseño verde se desvanezca y cambie de color con el tiempo.

“Se puede pensar en las algas como un material de la era espacial que tiene 1.5 mil millones de años”, dijo Tidball. Cuando ya no se necesita, la camiseta se puede compostar o enterrar en el suelo.

Una vez que la camiseta llega al final de su vida útil, puede colocarse en un contenedor de compost o enterrarse en el suelo, donde la compañía afirma que se descompondrá en tres meses.

“La camiseta de plantas y algas necesita el hongo, las bacterias y el calor de la tierra para comenzar a descomponerse”, dijo Tidball.

“Entonces, si quieres que se desintegre, debes enterrarla en el suelo o ponerla en el compost, no va a suceder en tu guardarropa”, agregó.

Según Tidball, la velocidad a la que la camiseta se biodegrada depende del entorno en el que se encuentre: cuanto más cálidas sean las condiciones y cuantas más bacterias y hongos esté expuesta, más rápido desaparecerá.

“Entonces, si bien el compostaje industrial será el más rápido, pocas personas tienen acceso a eso”, explicó. “Con el compostaje en el hogar o con el hecho de estar enterrado en el suelo, estás esperando alrededor de 12 semanas para que desaparezca”.

Una vez que se descompone en el suelo o en un contenedor de compost, la camiseta se convierte en “alimento para gusanos”, transformada en la misma materia que las plantas muertas, el césped y las hojas que los gusanos comen en el suelo.

La marca de ropa experimental creó previamente una chaqueta de cambio de color que utiliza esferas de vidrio negro incrustadas para emular las cualidades de camuflaje de un calamar, y otra chaqueta hecha de grafeno .

“Como la fuente original de toda la vida vegetal en el planeta, (las algas) consumen dióxido de carbono, producen hasta el 80 por ciento del oxígeno en la Tierra e incluso tienen la clave de nuestra supervivencia en otros planetas”, dijo Tidball.

“Entonces, después de haber puesto supermateriales artificiales como el grafeno y la fibra de carbono en la ropa, queríamos comenzar el viaje de llevar algas a la ropa también”, agregó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí